viernes, mayo 23, 2008

El futuro solía ser maravilloso.......

El post de esta semana no será de programación, sino de nostalgia.

En estos días fui a ver la película de Iron-Man y bueno, independientemente de los efectos especiales, es increíble la dependencia tecnológica que hemos desarrollado, en la película aparecen toda clase de "gadgets" y "gizmos" entre pantallas de planas, robots, coches de alta tecnología y cuanto aparato, cosas que hoy en día, si tienes dinero, están al alcance de cualquiera, pero lo mas importante es que hemos dejado de sorprendernos por los adelantos tecnológicos y los vemos como cosa de todos los día, por eso digo que ......

El futuro solía ser maravilloso.

Cuando era pequeño, me sentía singularmente atraído por todo lo que tuviera que ver con tecnología y claro, durante el boom de la TV, en los años 70, el contacto con la "caja mágica" nos hacía soñar en un futuro con coches voladores, televisiones por todos sitios (y a colores, que en esa epoca eran un lujo), viajes en el tiempo, computadoras, robots, etc, etc. etc.

¿ Quienes de mi generación no se imaginaron tener un aparato que lo hiciera todo como el reloj de Dick Tracy ?, ¿ Que tal tener un robot sirviente como el de la serie "Perdidos en el Espacio" ? o un Tricorder como los de "Viaje a las Estrellas"..... el futuro solía ser maravilloso, sobre todo visto por los ojos de un niño de 7 años, cuyo máximo anhelo era formar parte de S.H.A.D.O.




¡¡¡¡¡¡¡ Con razón extinguimos a los extraterrestres !!!!!, si en el año de 1970, se nos presentaba una década de los 80 donde eramos víctimas de invasiones alienígenas a las que presentábamos batalla con computadoras sin monitor y del tamaño de refrigeradores, bases lunares con computadoras (insisto, sin pantalla) y submarinos con aviones integrados, no es extrañar que para la década de los 90's con todos los adelantos tecnológicos que en esa época se generaron ya hubiésemos extinguido a todos los extraterrestres del universo.

Hoy tenemos muchas cosas que en ese futuro maravilloso se nos presentaban, teléfonos en los coches, computadoras en las casas y otras que caben en la palma de la mano, vehículos eléctricos, no tenemos aún bases en la luna (¿ como para qué ?, si no hay nada, es mas, ni siquiera es de queso).

Pero tenemos localizadores satelitales GPS (maravillosos por cierto), así que hacemos uso de tecnología espacial para desplazarnos de un sitio a otro y no perdernos, nos conectamos con todo el mundo en cuestión de segundos con la Internet, y si queremos desayunamos en la Cd. de México, comemos en Nueva York y cenamos en Madrid, todo en menos de 24 horas...... pero ¿ donde quedó nuestra capacidad de asombro ?.

Cuando charlo con mi abuela, que tiene 96 años, y me pregunta si he salido de viaje, se me hace tan fácil decirle que me he ido a Chile o que voy a Europa o a Estados Unidos, que ella misma me dice que no le cabe en la cabeza como se puede llegar a Europa en 10 horas, cuando en sus tiempos un barco hacía la travesía en 10 días. Hay hijito, pero si Europa esta muy lejos.... y de regreso cuanto tiempo se hace ..... un poco menos que de ida abu.

Ya no nos preguntamos como es que vuela un avión, como es que puedo hablar por un teléfono celular (móvil), simplemente nos limitamos a hablar y a pagar la factura cada mes, ni tampoco nos cuestionamos por ejemplo que es el MP3, la respuesta a esta pregunta suele ser .... "es música".... pues sí, pero ¿ que hay detrás de ello ?, ¿ como funciona ?, nada, simplemente le das al boton del iPod y listo, a escuchar música.

Parece ser que la curiosidad intrínsica del ser humano por aprender, saber y conocer el como y el porqué de las cosas ha sido desplazada por el "apartito" que hace algo pero no sabemos como lo hace.

Por otro lado algunos de los inventos revolucionarios en su momento que nos cambiaron la vida, hoy por hoy son obsoletos, por ejemplo el foco, reemplazado por la tecnología de LEDs, el teléfono fijo, desplazado sin duda por el teléfono móvil, los discos de música, primero de acetato, luego en cintas de cassette y finalmente en CD para luego descubrir que el CD daba para mas e inventamos el DVD y el BlueRay, para que por otro lado la música mejor se metiera dentro de una cajita de cerillas llamada MP3, y bueno, ideas tan buenas como por ejemplo caminar erguidos sobre 2 piernas ha sido sustituido por el uso de un Segway.

Una de las cosas que mas rabia me da, siendo tan adicto a los avances tecnológicos como soy, es que no voy a vivir bastante para ver todas las maravillas que sin duda el futuro promete, seguramente me perderé los viajes al espacio con toda la tecnología que poner a un hombre fuera de su planeta lleva.

Por eso, sin duda.... el futuro, o al menos el que yo me planteaba cuando pequeño, solía ser maravilloso, ¿ no crees ?

1 comentario:

Mario Rodriguez dijo...

Rene, creo que abriste la caja de Pandora, me hiciste detener un momento y dejar todos mis proyectos, to-do's, meetings, tiempos de entrega y demás "metas" para pensar un poco en el pasado y darme cuenta de que yo tambien me he dejado de maravillar de algunas cosas, aunque con otras cosas sigo maravillado, por ejemplo, recuerdo que recien egresado de la escuela usaba un mega disco flexible de 8" para almacenar 128 Bytes (de echo tengo uno aqui mismo en la oficina), cuando ahora en un espacio de dos (quizas menos)centimetros cuadrados puedes almacernar hast 4 GIGABYTES (microSD), eso no deja de ser sorprendente.

En ese entonces yo soñaba con ser Peter Criss (baterista de "KISS") y jugaba pegandole con cucharas a los sartenes en la cocina (mejor no te digo que pasaba cuando mi madre se daba cuenta) y ahora tenemos juegos que practicamente te vuelven parte de un grupo musical (rock-band, Guitar hero).

Es cierto que la frase "Cuando el futuro nos alcance", ahora debería ser "Ahora que el futuro nos ha rebasado" (por lo menos a los de la generación previa), creo que debemos tratar de recuperar la capacidad de asombro y esperar a ver que nuevas maravillas se nos presentan antes de que tengamos que vestir alitas y volar al cielo (eso espero para todos).

Muchas gracias Rene por darme la oportunidad de hacer un poco de memoria y evocar viejos (bueno, bueno, no tan viejos) tiempos.